Confianza

¿De donde nace la confianza?

¿De lo que otros opinan de nosotros? ¿De como nos sentimos con nosotros mismos? ¿De nuestros pensamientos o de nuestro espíritu?

De acuerdo a la definición de Wikipedia, La confianza es la seguridad o esperanza firme  que alguien tiene de otro individuo o de algo. También se trata de la presunción de uno mismo y del ánimo o vigor para obrar. Por ejemplo: “Este hombre no me inspira confianza, creo que no voy a aceptar el trato”, “Juan le dio su confianza y ella lo traicionó”, “Tengo la confianza necesaria para derrotar al rival”. 

Desde un punto de vista personal, para mí la confianza proviene de uno mismo y no del exterior, como por ejemplo otras personas. Si bien, el hecho de que haya alguien o más de alguien que confíe en nosotros, esto puede o no influir en la confianza que tenemos en nosotros mismos y tampoco influirá en la confianza que somos capaces de depositar en los demás o en los procesos laborales, de vida, etc. Aunque por otro lado, he visto que cuando no sabemos confiar, es a través del modelaje conductual, es que aprendemos a confiar, principalmente desde la niñez con nuestros padres. A mayor confianza que hayamos sentido por parte de ellos hacia nosotros y a mayores actos de confianza que hayamos podido emular, más altas serán las posibilidades de que en nuestra adultez, seamos hombres y mujeres que confiemos en nuestras propias habilidades, corazonadas y actitudes y al mismo tiempo, mayor confianza real podremos dar a otros.

Pero si este no fuera el caso, y en verdad creo que la mayoría de nosotros pasamos por problemas de confianza en diferentes momentos de nuestra vida. ¿Cómo podríamos ganarla o desarrollarla?

En ese sentido, vamos a hablar desde lo interno y desde lo externo, pequeñas acciones que en sumatoria van ayudando al desarrollo de la confianza y con esto la mejoría en nuestras relaciones, la capacidad de ser empáticos y de lograr soltar el control que muchas veces nos causa estrés y puede derivar en crisis laborales, familiares y personales. Dejando por último que toda crisis es un síntoma de una crisis interna y personal.

Expectativas

Esto tiene relación con lo que estamos esperando que suceda, ya sea un comportamiento propio o de otra persona o de un grupo de personas. Así como de resultados esperados de acuerdo a acciones específicas. Por ejemplo, si cambiamos nuestra dieta, hacia una más sana, con más vegetales crudos, menos grasas saturadas y carbohidratos, probablemente mi espectativa es la de mejorar mi estado físico, bajar de peso o grasa corporal. Pero si esto no sucede, incluso siguiendo al pie de la letra las instrucciones del Coach o nutricionista, seguramente vamos a sentir frustración. Otro ejemplo muy común, se refiere a nuestras relaciones interpersonales, como cuando somos amables y educados con los demás, esperamos recibir el mismo trato, y cuando esto no sucede, una serie de emociones se desatan, a veces incluso desatándose el sentimiento de ira y sentirse profundamente defraudado por la otra persona. Como cuando hemos sido sinceros y nos mienten o engañan.

Al ocurrir esto, la confianza que habíamos depositado en aquella persona, se ve mermada, ¡a veces hasta fracturada por completo!.

Una vez escuche una frase popular que decía, la confianza es como un cristal, una vez que se rompe puedes repararla, pero las trizaduras siempre quedarán. Aunque personalmente, creo que el resentimiento y las viejas heridas, no nos hacen bien, creo que es bueno saber reconocer cuando existen para no volver a repetir errores y para darnos la posibilidad de volver a confiar. Ya que no conozco mucha gente que disfrute de este tipo de sentimientos, en general podríamos decir que el que más sufre tras una desilusión, es el que se desilusiona.

Aprender a ver y aceptar las trizaduras del pasado, darnos el espacio para sanar y permitirnos volver a confiar, en otros y en nosotros mismos, nos ayudará definitivamente a sentirnos mejor con nosotros mismos y con el mundo.

Control

Por otro lado, la necesidad de control puede jugarnos en contra a la hora de depositar confianza en otros, o en la vida misma. Ya que a veces tener confianza implica dejar que las cosas ocurran, soltando y permaneciendo inmutable. Estoy seguro que todos tenemos uno o dos casos en nuestra vida en que queríamos que todo saliera exactamente como lo habíamos planeado y no fue así. Aprender a confiar, es también aprender a ceder el control. Y para algunos individuos esto es muy difícil, y su mayor estrés se relaciona a las expectativas que depositan en otros y en su pobre capacidad de ceder el control de acciones y procesos. Para solucionar esto, es bueno aprender técnicas de trabajo en equipo y liderazgo, ya que nos armarán de un arsenal con el que podremos enfrentar todo tipo de situaciones, mantener el clima de trabajo o familiar, estable y positivo y simplemente aprender a disfrutar de cada proceso, en vez de transformarlo en un tormento.

Es importante aclarar que en muchas situaciones debemos llevar un control exhaustivo de los procesos y las personas implicadas, pero esto no es siempre así. Esto es bajo ciertas condiciones y momentos, no para toda situación. Por lo tanto aprender a identificar cuando aplicar control y cuando dejarlo fuera puede ser de gran ayuda a la hora de equilibrar nuestra vida personal.

 «Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso.»

Charlie Chaplin

Continuará segunda parte

Prioridades y Sueños

¿Qué significa soñar? ¿Qué significa conducir nuestras acciones para realizarnos y cumplir nuestros sueños? ¿Qué es lo que nos limita? ¿En que parte de nuestro ser se encuentra la energía y el secreto para despertar hacia una vida plena?

Todo ser humano tiene el derecho y la propia responsabilidad de buscar y encontrar el valor de su propia vida. Para sentirse parte de este mundo en armonía y que sus acciones estén ligadas al servicio de la sociedad. Pues un hombre o una mujer realizada, puede contribuir inmensamente a los demás, y dejar un legado trascendente que sirva para la evolución social y personal.

big-shipEn semejante empresa, así como un capitán de un barco, necesitamos de un mapa y una trayectoria por la que conduciremos nuestra embarcación. Cuando aprendemos a definir y a rediseñar nuestras prioridades, aprendemos a transformar la vida que tenemos, aprendemos el valor de la aceptación, de la persistencia, de la entrega y del sacrificio. Este mapa de prioridades y sueños, se vuelve nuestro recordatorio diario de las decisiones que tomamos y nos empodera, nos vuelve más congruentes y dejamos de perder tiempo y energía en todo lo que nos haría salir de nuestra ruta.

Es una decisión firme y constante la que crea las oportunidades que necesitamos para emprender en el proyecto que nos hayamos planteado. Y sólo con la acción enfocada y persistente obtendremos los resultados que perseguimos.

Crear un mapa de prioridades y sueños, no es un acto de magia, sino un acto de confianza, amor propio y sabiduría, pues es el reflejo de que en nuestro interior buscamos algo más.

brujula-2Cuando te levantes cada día, pregúntate, ¿Que haré hoy que me acercará más hacia mis sueños?, y cuando te acuestes, enumera todos los éxitos que tuviste y rediseña tu plan para continuar, siempre hacia adelante, en tu camino, sin dejar de persistir ni olvidar para que estas haciendo, lo que estás haciendo.

Practicar, persistir y soñar

Casi todos tuvimos algún familiar o amigo que nos dejó grandes enseñanzas, quizás nuestros padres o abuelos o algún profesor en la escuela o universidad. Estas personas nos contagiaron de valores que hemos internalizado y son parte de nuestra firma personal.

Descubrir y empoderar de forma consciente estos valores, hará que todo aquello que soñamos y hacemos tenga un distintivo especial y tenga esa esencia que sólo uno mismo le puede dar.

Somos seres con un potencial ilimitado. Poner en práctica las herramientas que adquirimos y aprender a crear un plan de acción con metas a corto, mediano y largo plazo, nos volverá más productivos y dueños de cada situación en la que nos encontremos. Ganando la capacidad de liderar nuestra vida y no ser embestidos por la fuerza de situaciones externas, que nos sacan de nuestro centro, desequilibrándonos y quitándonos energía, que podría estar enfocada en nuestros sueños.

Thomas Alba Edison decía, “El genio se hace con un 1% de inspiración y 99% de transpiración”.

Por lo tanto aunque nos parezca muy fácil o simple alguna labor, habrá otras que nos desafiarán y nos exigirán sacar nuestra máxima capacidad.

2028982_n_vir3Aprender a persistir, a ser resilientes, a comunicarnos asertivamente son las bases del desarrollo de todo ser humano para convertirse en un buen líder. Y por sobre todo, buscar la congruencia y que nuestros propios resultados hablen por nosotros, en vez de gastar tiempo y energía en palabras de las que no nos responsabilizaremos.

Saber que todo lo que hacemos por beneficio propio es también por beneficio de otros nos da la fuerza de la humildad y de la entrega, que nos permitirá llegar cada día más lejos en lo que nos propongamos. 

Al adquirir herramientas que faciliten la definición de metas y de un plan de acción congruente, nuestro camino hacia el éxito se verá enormemente beneficiado, así también, como el de nuestro equipo de trabajo, socios, familiares y amigos.

Si quieres saber cómo crear tu mapa de prioridades y sueños, no dudes en escribirme y pedir tu consulta personal o información sobre el próximo «workshop» de Prioridades y Sueños.

Dos años de Fitness

Hace dos años comencé a entrenar Crossfit.

Sin duda una de las mejores decisiones que podría haber tomado en mi vida. Pues no sólo ha sido el factor primordial de cambios físicos y de actitud positivos. Sino también ha sido un camino para despertar y darme cuenta de las cosas que valen el esfuerzo, aprender una metodología que me permite aplicarla a cualquier otro tipo de actividad y de seguro me conducirá a resultados más allá de mis propias expectativas.

De todo lo que podría comentarles en este nuevo artículo, me enfocaré en resaltar aquellas cosas que he aprendido y que me sirven día a día, sin importar la situación por la que este pasando. Son verdaderas joyas que me he ganado, aprendiendo a reconocer en mí mismo, todo aquello que quería conseguir.

El momento correcto, la decisión correcta

Por ahí me dijeron que cuando estamos en el camino que nos corresponde, todo confluye para que se den los resultados que buscamos. Esto lo he experimentado en diversas ocasiones en el transcurso de estos dos años, y me he dado cuenta de esto por medio de numerosas señales. Por ejemplo el hecho de que tanto amigos como personas cercanas comenzaran a reconocer mis resultados a nivel de pedirme que los «entrenara» o que los «ayudara» a conseguir objetivos para mejorar su estado físico, como bajar o subir de peso, sentirse mejor físicamente y mentalmente, etcétera. Simplemente se han dado las causas y situaciones para que esto ocurriera. Considero que es bueno estar atento a este tipo de señales, ya que nos ayudan a reconocer que las decisiones que hemos tomado han sido las correctas. Creo que no hay nada más gratificante, que ver a las personas que han depositado su confianza en ti, esforzarse y alcanzar sus propias metas. Recibir sus «feedback» siempre de manera auténtica y motivarlos a ir por más.

El camino puede tener inicio, pero no necesariamente tiene fin.

Adaptación positiva

Sabemos que estamos en constante cambio y que la llave de la supervivencia y de la superación personal y humana se encuentra en nuestra capacidad de adaptarnos. Mientras menos resistentes a los cambios seamos, mientras más permeables a las nuevas condiciones nos mantengamos, tendremos mayor capacidad de seguir adelante. Si a esto le sumamos el hecho de que tener una actitud mental y emocional positiva, es una decisión diaria, nos volvemos automáticamente responsables 100% de nuestros resultados. Es por esto que a pesar de todo desafío la clave es mantenerse positivo y flexible. Un viejo sabio decía: «se como un árbol, resistente para aguantar el viento y el agua y flexible para que no te derriben». Esta habilidad me ha servido bastante y se ha vuelto una herramienta fundamental. Sin importar que tipo de persona seas o de donde provengas, aprender a adaptarnos con una actitud positiva, definitivamente nos llevará hacia las mejores circunstancias y nos ayudará en los mayores desafíos.

Humildad, paso a paso

Creo que tener metas es importante y tener pasión es fundamental para cualquier actividad en que queramos tener éxito. Pero sin la humildad para ver nuestros propios límites caeremos en los peores errores. Me he dado cuenta de que las peores lesiones vienen cuando no somos realistas y comenzamos a sobre exigirnos. ¿Quieres ser fuerte? ¿Quieres correr 20k y no morir en el intento?, Comienza paso a paso. si piensas que puedes saltarte etapas, hazlo. Pero recuerda que si caes, tendrás que partir desde donde estabas antes. En vez de generar una base más fuerte y sólida. Se responsable con tu propio cuerpo. El nivel de energía utilizada en el Crossfit es bastante elevado y si no nos ocupamos responsablemente de nuestra alimentación y horas de sueño, estaremos cayendo en perjuicio de nosotros mismos y en vez de notar mejorías, correremos mayor probabilidad de lesiones, y nadie quiere lesionarse. Es por eso que el trabajo consistente es más importante que intentar sobrepasar ilusoriamente nuestra capacidad.

Cuando comencé con la decisión de cambiar mi estilo de vida e integrar la actividad física, no tenía la disciplina creada para ponerme a entrenar 3 o 5 veces por semana. Entonces aceptando esta condición, sabiendo que podría desistir fácilmente. Comencé a entrenar 2 veces por semana. Y mi compromiso conmigo mismo era simplemente eso. 1 hora, 2 veces por semana. Pasé por semanas en donde no lo cumplí, pero a pesar de eso, continué. Al cabo de 5 meses de entrenar solo, sentí que había conseguido reemplazar viejos patrones comportamentales, y había recién comenzado a «experimentar» el primer peldaño de mi meta inicial.

Por lo tanto, no desestimen el paso a paso. Actúen consistentemente y cuando sientan que controlan ese nivel, entonces vayan por más. Si les gusta tomar riesgos, háganlo, pero si no obtienen los resultados esperados, no se desilusionen y mantengan el ritmo que llevaban hasta ese momento.

Persistir consistentemente

Esto es una habilidad que se encuentra en las vísceras y en el corazón y no tanto en la mente. La capacidad de persistir, de seguir adelante, cueste lo que cueste. Aunque nos desmotivemos, aunque nadie entienda porqué estamos haciendo lo que estamos haciendo. Creo que todo ser humano ha aprendido esto de una forma u otra. Para mi, ha sido desafiante y a la vez energizante, aprender sobre mi propia capacidad de persistir. Me motiva el hecho de saber que aquello por lo que estoy atravesando, es un desafío para ser vencido, y que sólo el trabajo consistente me conducirá al éxito. Porque no basta con que una o dos veces hayamos vencido, debemos vencer siempre. Y para mi eso no significa ganar una medalla de oro o recibir un elogio, para mi el éxito es saber que cada día di lo mejor de mí. Me siento exitoso, empoderado y me dan ganas de compartir al mundo lo que hago, por que simplemente creo que dar lo mejor de uno mismo, constantemente nos vuelve mejores seres humanos al servicio de otros.

Como decía Einstein: «1% de inspiración y 99% de transpiración».

Les dejo un gran video que explica la esencia de lo que es el Crossfit y lo que simboliza.

Espero que este artículo les sirva y no duden en contactarse conmigo para conversar sobre sus metas y aspiraciones. Compartan libremente sus propia historias de éxito y superación, porque les dará fuerza a ustedes y a los que tienen a su alrededor.

*Fotografía Diario la Tercera, Enero 2014

De afuera para adentro

Cuando tenía 6 años mi abuela materna me hacía saltar una vara, cuando estaba en el aire me preguntaba las tablas de multiplicar. En la medida que saltar me era más fácil, subía la altura de la vara y si me equivocaba multiplicando, volvía a repetir. La idea del juego era saltar cada vez más alto y ser más preciso con las tablas de multiplicar. Lo que generó es que desarrollé una habilidad para hacer cálculos matemáticos mentalmente y muy rápido. Para mi era simplemente un juego por lo que no generé rechazo a aprender matemáticas.

¿Qué sucede cuando entrenamos nuestro cuerpo? ¿Qué sucede cuando entrenamos nuestra mente? ¿Existe alguna diferencia?

En mi propia experiencia, no la hay. Pues cuando comenzamos a entrenar nuestro cuerpo, llegan situaciones en las que para seguir avanzando, romper ciertos límites y conseguir metas determinadas, necesitamos que la mente sea el gran motor y gestor de este proceso, para mantenernos enfocados, concentrados, positivos y motivados.

Desde otro punto de vista si solo entrenamos nuestra mente, como por ejemplo aprender a meditar, estudiar o cualquier disciplina científica. Llegará el momento en que el cuerpo también se verá involucrado, pero con la diferencia de que será bastante más difícil dominarlo o enseñarle sólo a través de nuestros pensamientos.

Debido a esto, pienso y creo que si aprendemos a través del ejercicio físico a desafiarnos a nosotros mismos, aprenderemos también a hacerlo con la mente, luego cualquier disciplina mental nos será mucho más fácil. Entraremos más rápido a un estado de calma mental y concentración como para meditar o estudiar.

Lo más asombroso es que todo lo que aprendes para una cuestión en particular, lo puedes aplicar a todo lo demás.

Así aprovechándonos de esta capacidad neuronal, podemos poner en práctica cualquier plan de acción que tengamos en mente, ya sea para irnos de viaje, comprar una casa o un carro nuevo, cambiar de estilo de vida, etc.

Por otro lado, cuando aprendemos a auto-motivarnos, para salir de nuestra zona de confort y ejercitamos sin importar el frío o calor, o si es de día o de noche, etc. También podremos hacerlo con cualquier otra actividad.

Sin duda el mayor esfuerzo es vencer la pereza. Cuando aprendemos a salir de esta, cortamos las excusas y hacemos eso que siempre quisimos, entonces se prende el fuego interno de la motivación. El cuál necesitará estar constantemente atendido. Hasta que de pronto deja de ser un esfuerzo, y es mas bien un hábito que valoramos y que habremos incorporado a nuestro sistema de vida.

Por esto, los invito a comenzar desde afuera para adentro. Y si ya lo han hecho, los invito a incorporar en sus rutinas de ejercicio físico, prácticas mentales que los apoyarán en su desempeño y en su vida .

Ejercicio para correr y activar el pensamiento positivo:

1. Corre 400 metros o más.

2. Mientras corras ocúpate de tu respiración, haciéndola un acto conciente.

3. Elige una frase positiva relacionada a algúna meta en tu vida, por ejemplo: «Yo soy fuerte y lleno de energía vital», «Yo soy una persona feliz y próspera».

4. Repítela mientras corres y respiras concientemente.

5. Descansa y mientras bajas tu ritmo cardíaco, piensa en 3 fórmulas para que se concreten tus metas.

Puedes hacer esto con cualquier ejercicio aeróbico. Sentadillas, flexiones de brazo, etc.

Que tengan una gran semana y no olviden comentar y compartir sus experiencias!

Aceptar el Momento Presente

La adaptación, felicidad y capacidad de aceptar el momento presente, son la clave para los resultados positivos.

Debo reconocer que la evasión ha sido una de mis mayores prácticas concientes e inconcientes a lo largo de mi vida, especialmente de niño y adolescente.

Simplemente no tener la capacidad de aceptar la realidad que se me presentaba. Esto causaba sufrimiento en mi vida y también en la de mis seres cercanos, pues me llevaba al no cumplimiento de las «espectativas» sociales. Querámoslo o no, esto trae sufrimiento, ansiedad, stress.

Podemos creer que somos los más rebeldes o los más desapegados, pero eso no cambia nada. Y usar eso como excusa para evadir el momento presente puede volverse tan cotidiano y común que ni nos demos cuenta de las muchas oportunidades que estamos desaprovechando.

¿Qué significa aceptar?

¿Es dejar que el clima, situaciones políticas o  familiares, o lo que sea que esté ocurriendo, nos aplaste o nos lleve como un barco a la deriva?

¿Es la aceptación el camino a la impotencia ante situaciones que consideramos desventajosas o injustas?

O, ¿Es la capacidad de ver el mundo y a nosotros mismos con objetividad?

Personalmente pienso más en la aceptación como una experiencia, donde surge la capacidad de sorprenderse, como un niño y la objetividad y responsabilidad del adulto, que en conjunto nos llevan a tomas de decisiones más concientes, más congruentes y que seguramente nos darán resultados más ventajosos y productivos.

Aceptación, no es victimización y mucho menos evasión. Sino, muy por el contrario, es objetividad, responsabilidad y adaptación.

Ejercicio práctico:

1. Analiza donde estás en el momento presente. Físicamente y/o emocionalmente hablando.

2. Busca con tu respiración un estado más relajado.

3. Visualiza tu presente, tu vida actual con todo lo bueno y malo.

4. Imagina que toda tu vida está frente a tí y dale un gran abrazo.

5. Di lo siguiente: «Te acepto con todo lo que eres y me das. Te agradezco por traerme hasta aquí».

6. Repítelo en primera persona: «Me agradezco por traerme hasta aquí, me agradezco por la vida que he creado por mí y por los que amo».

7.  Sonríe y abre los ojos y como un niño sorpréndete por lo que te rodea, lo primero que te llame la atención. Puede ser tu mascota, un familiar querido, la vista desde tu ventana. E intenta proyectar este sentimiento de aceptación y agradecimiento hacia tu alrededor.

8. Respira profundamente y ve a hacer tus cosas. Intentando mantener este estado durante el día.

9. La experiencia que hayas sentido, escríbela. Si fue buena, si fue mala, si fuiste capaz de agradecer y aceptar, o si fuiste incapaz. Al hacerlo te ayudarás a sacar esto de tu mente y lo traerás a la realidad.

Haz esto cuantas veces quieras durante el día. Compártelo si te hace sentido y comenta si ya lo has hecho y que sugerirías a tus amigos.

Una gran semana para todos.

El deporte en mi vida

Desde pequeño el deporte estuvo presente en mi vida. Recuerdo cuando tenia 5 años y mi abuela me hacía saltar lo más alto posible mientras repetía las tablas de multiplicar en el aire. Y le agradezco profundamente que lo haya hecho, porque me ayudo a desarrollar mi pensamiento abstracto desde muy joven.

Luego en el colegio tenía deportes como el futbol, rugby, atletismo y cross country. Y a los 16 conocí el «Hankido», arte marcial koreana el cual practiqué por 3 años.

Entre los 20 y los 30 años conocí diversas disciplinas marciales, como el Tai chi, Ninjutsu, Muay thai. Aunque nunca profundicé demasiado en ellas, me han ayudado muchísimo para mantenerme en mi centro independiente de la situación por la que esté pasando en cada momento. Y una que otra caída que una voltereta asimilada me ha salvado de alguna fractura o lesión mayor.

El punto de quiebre lo tuve a eso de los 26 años, en que salí a tomar el bus y este ya estaba saliendo y tuve que correr unos 100 metros a toda velocidad para alcanzarlo y ¡no lo conseguí!

Mi frustración fue enorme, no solo por que había perdido el bus, sino por que siendo tan joven me encontraba en un estado de salud deplorable que en un estado de urgencia podría haber sido de vida o muerte.

El año 2012 tomé la decisión de hacer ejercicio y asimilarlo como una forma de vida, ya no más eso de comenzar y ni durar un mes, ni solo dejarlo como un proyecto sin ser realizado. Quería generar un cambio real.

En ese momento estaba con varias ocupaciones y los recursos eran escasos, entonces pagar algun gimnasio o academia me era imposible.

Pensé así: «No necesito pagar dinero para correr o hacer unos cuantos abdominales, sólo la motivación de hacerlo»

Entonces armé un programa y comence a entrenar 2 veces al día en el jardín. Era simple, repetir ejercicios que ya había aprendido años atrás.

Lo más dificil de esto en verdad era salir del sofá después de mi trabajo o cuando hacía mucho frio. Creo que desde que comencé, pensé en desistir unas 1000 veces al día, cada vez que me tocaba entrenar de acuerdo a mi programa.

Youtube y sus videos de motivación me ayudaron para automotivarme. Ponía la canción de Rocky y me mentalizaba. Entonces cuando había terminado lo único que quedaba era una enorme sensación de gratitud hacia mí mismo, por haberme vencido a mí mismo ese día.

Persistí unos 6 meses y cuando estaba llegando a un punto de aburrimiento descubrí el Crossfit. Fui a una clase de prueba y tuve la sensación de que esa no sería la última vez que estaría ahí.

Ahora ya he cumplido casi 2 años de haber integrado el ejercicio físico en mi vida, he visto como mis metas se han concretado, he vivido la sensación de estar pleno y despierto, con mi cuerpo al 100% de sí. Y principalmente he aprendido que esto es el resultado de la motivación para comenzar y la fuerza de voluntad para persistir.

Mis metas físicas las he ido concretando paso a paso y algunas en menor tiempo del que tenía planeado.

No importa que es lo que hagas, ya sea un deporte, un estilo de danza o arte marcial. Hacer deporte es lo mejor que le puedes hacer a tu cuerpo y es lo mejor que le puedes enseñar a hacer a tu mente.

Aún hay más metas por cumplir, el 2014 se viene aún mejor. Hay más marcas por mejorar y hay más personas con quienes compartir y apoyar en su proceso personal.

Coaching

¿Qué es el Coaching?

El Coaching es un proceso de desarrollo humano, individual o grupal, en el cuál se busca descubrir las motivaciones más profundas, con el fin de conectar y realizar los sueños individuales o empresariales.

Dentro del mismo, la persona se va empoderando a sí misma y creando un bagaje mayor del conocimiento de sí misma.

Esto aplicado a un grupo o equipo de trabajo se refleja, en la definición de metas personales que apoyen a la consecución de las metas del Equipo.

Coach – Coachee – Coaching

Coach es quien entrena, motiva y apoya a la persona o Equipo.

Coachee es la persona o Equipo que vive el proceso.

Coaching es el nombre del proceso en sí.

¿Cómo funciona?

El trabajo se realiza por medio de sesiones de entre 1 y 1 hora y media de duración.

Estas pueden ocurrir en una oficina, en el hogar o en un espacio al aire libre. Esto tiene como propósito, ajustarse a las necesidades del Coachee,de acuerdo a sus propios objetivos.

El número de sesiones va a depender específicamente de las metas del Coachee, aunque se sugieren 8, para lograr los resultados esperados.

La duración total del proceso de Coaching, varía entre 3 meses hasta 1 año.

También pueden aplicarse talleres experenciales que apoyen al crecimiento del Coachee, sesiones de entrenamiento deportivo y todo tipo de técnicas artísticas y de expresión.

¿Quién puede tomarlo?

Cualquier persona puede tomarlo, no hay límites de edad ni requisitos específicos.

Puede ser tanto para jóvenes que deseen elegir que estudiar o a que dedicarse, profesionales que quieran lograr metas desafiantes y realzar sus posibilidades, emprendedores que quieran comenzar una nueva idea, personas que deseen cambiar su estilo de vida, mudarse de país, trabajo, etc. Artistas de todas las disciplinas que tengan proyectos en mente.

Coaching no es Terapia

Es indispensable comprender que el proceso de Coaching actúa sobre el presente y proyecta el futuro. Pero su foco primordial es siempre en el mismo presente, osea el hoy.

La terapia actúa sobre el pasado y busca sanar y darle sentido a las experiencias ya vividas.

En algunos casos se recomendará sostener paralelamente ambas, o comenzar con un proceso terapéutico antes de comenzar con Coaching.

Estilos de Coaching

Coaching de Vida – Coaching Deportivo – Coaching Financiero – Coaching Ejecutivo – Coaching para Jóvenes – Coaching para Hombres/Mujeres – Coaching Integral – Coaching Holístico – Coaching para Parejas – Coaching para Equipos

Quieres saber más?

[contact-form-7 id=»263″ title=»contacto 2″]

Manifesto

sinlimites

¿Por qué estoy vivo y para qué? ¿Cuál es el motivo real de mi vida y de la vida en sí misma?

Vivir, sin límites, vivir sin miedo, vivir con amor. Estar despierto, aprovechar cada instante, por que solo existe un presente, el hoy y este hoy es un regalo pero al mismo tiempo una oportunidad con fecha de vencimiento. Ya que vence en el momento en que decidimos evadir, dormir y salir de nosotros mismos.

Como puede ser esto posible, ¿salir de nosotros mismos?.

Lo es pues todos cargamos pensamientos y emociones que nos llevan a la deriva, a pocos nos enseñaron a liderarnos a nosotros mismos. A la mayorìa nos enseñaron a seguir instrucciones. Entonces cuando queremos salir de esto, lo hacemos buscando un manual.

Dejenme decirles que tal manual no existe. Todos los gurús que encuentren les van a decir, este es tu nuevo manual para tu vida. Cada uno con su propio estilo personal. Cada uno lo hará de una forma más o menos atractiva para tí. Algunos usarán las técnicas del mercadeo y otros no. pero eso no solucionara nada, pues el día que verdaderamente abras los ojos, aunque sea por solo un instante. Te darás cuenta que no existe este manual.

Hasta darnos cuenta que la fórmula secreta está en nosotros mismos y no es algo externo que alguien debe brindarnos, seguiremos los mismos patrones.

Eso si, sin confundir esto con soberbia, no se trata de no seguir a nadie o dejar de aprender de los demás. Si no que todo lo contrario. Se trata de aprender de los demás todo el tiempo, pero sin vender nuestra propia vida a ideales que no son encesariamente los nuestros. La humildad para aprender y la conexión interna para permanecer siempre en nuestro centro.

Es parte de nuestra responsabilidad personal el encontrar y pulir esta verdad personal, unos lo harán solo para sì mismos y otros lo encontrarán ayudando a los demás. Independiente de como lo haga cada uno, lo fundamental es hacerse cargo individualmente y no culpar al medio ni a los demás.

1271929_10151736682824724_2062033170_o

Por consecuencia, deseo compartir con ustedes mis propios hallazgos y así poder crear un diálogo y un punto de unión, como un punto de partida en donde cada uno pueda levantarse y crear la vida que desea y sueña.

1. Conócete a tí mismo. Esto nunca termina, el día que comiences hasta el día de tu muerte no dejaremos de aprender.

2. Reconoce a tus antepasados y a los que ya han caminado, sin juzgarlos por sus acciones. Reconocer significa darle el espacio que merecen en nuestra propia vida.

3. No pierdas nunca la oportundiad de ser empàtico con el mundo que te rodea, Todo tiene más de una razón y el 99% de las veces no somos capaces de comprenderlas. Por más años que tengas o carreras y estudios tengas, eso no te hace estar por sobre los demás. La empatía es la llave para la aceptación lo que nos conduce reciprocamente a la felicidad.

4. Todos queremos más o menos las mismas cosas. Dinero, felicidad, libertad, seguridad, éxito, amistad, conocimiento. Ninguno de tus problemas es diferente al de los demás así como tus propios sueños. Así como la constitución física de un ser humano se basa en diferentes sistemas biológicos que nos aseguran la supervivencia, somos todos parte de un sistema planetario, por lo tanto la realización de un agente es la realización de todos.

5. Aprovecha todo tu potencial. Nunca es demasiado tarde para hacer deporte, conocer otros paises, enamorarse, cambiar de carrera, practicar un arte, leer un nuevo libro y hacerse un nuevo amigo. Mientras más desarrolles tus potenciales, mayores posibilidades abres en tu vida y en la de los demás.

6. Busca, encuentra y dedícate! Algunos no dejan de buscar y no se arriesgan a sumergirse, profundizar. ¿Cómo saber que lo que encontraste es lo que te corresponde?, simplemente sin tener la experiencia no lo podrás saber. ¡atrévete a ir más allá y no te excuses más!

Somos los dueños de nuestra vida, nuestro destino, y tejedores de nuestro universo, nada está separado del resto, por lo tanto solo necesitamos creer en nosotros mismos.

Esa es la base y esencia de este manifesto, y si te ha gustado o provocado ganas de hacer un cambio en tu vida, te invito a compartirlo y comentar tus propias experiencias.

Bienvenidos a mi nuevo Blog

Hola, mi nombre es Félix Enrique Fuenzalida Muñoz, de nacionalidad chilena y amante de la vida en todos sus aspectos y niveles.

El propósito de este blog es poder añadir en sus vidas palabras y mensajes que activen positivamente, pensamientos y emociones que constribuyan a su crecimiento como individuos.

Aquí podrán encontrar material de motivación, espiritualidad, datos sobre Neurociencia y más! Así que los invito a subscribirse y seguirme en esta nueva aventura!