Fitness y hábitos clave

Muchas personas buscan generar cambios en su estado físico o en su apariencia. Pero pocos lo logran efectivamente, ya que exige un compromiso que pocos están dispuestos a tomar. Pocos se dan cuenta, que los verdaderos cambios, vienen sólo si modificamos los hábitos que representan los pilares fundamentales de la salud y de la vida humana.

El ejercicio, la alimentación y el sueño. Estos son los hábitos clave que nos ayudarán a generar el estilo de vida que buscamos, la apariencia física que anhelamos y la condición para sentirnos vivos, motivados y capaces de hacer cualquier esfuerzo, ya sea por diversión, necesidad o meta personal.

Ejercicio

Tener actividad física, no solamente es saludable, sino prioritario. El ser humano, se ha ido acomodando en las sillas, sofás y camas, ha perdido su naturaleza de cazador y aventurero, cambiándola por la conformante televisión. Llevamos una vida, basada en el trabajo rutinario, para volver a nuestros hogares a conformarnos con las cosas que compramos, descansar de un agotador día laboral, estresante y enfermante. Ciudades contaminadas con ruido y smog.

Los doctores recomiendan actividad física demandante 3 veces por semana. Pero, ¿es eso realmente?, ¡Absolutamente, no!. Hemos olvidado disfrutar la naturaleza, ir de expedición, ponernos metas desafiantes, llevar nuestro cuerpo al límite de vez en cuando, para saber de qué es capaz. Cuando acaba el invierno, veo muchas personas empezando a «prepararse» para el verano, la playa, los trajes de baño, etc. Pero honestamente, no hay ningún cambio real en la vida de esa persona, solamente seguir la corriente de la voraz maquina social. Pagar una cuota anual en un gimnasio, al que irán 3 meses, casi como si fuera la última prioridad. Si en verdad, quisiéramos comprometernos, no necesitaríamos nada de esto, solamente salir a trotar, usar las plazas o parques, o caminar.

El verdadero problema que esto conlleva, es que no generamos un habito saludable de ejercicio físico. Cada vez que queremos «comenzar», nos parece dificilísimo y la motivación no dura más que un par de semanas. El esfuerzo para comenzar y sostener es demasiado, comparado con toda la carga de estrés que ya tenemos por el día a día laboral, sin contar los problemas personal y/o familiares.

¿Qué hacer?

1. Comienza poco a poco, 2 días por semana.

2. Hazlo por lo menos 3 meses. Ya que el verdadero esfuerzo consiste en mantener este hábito, más que en el número de veces que lo estás haciendo.

3. Ponte metas realistas y desafiantes al mismo tiempo. Si quieres correr 5k y con suerte logras correr 2 y caminar 3, entonces anda poco a poco incrementando los kilómetros corridos y reduciendo los caminados, hasta que llegues a los 5. La clave está en no rendirse, no hacerle caso a la voz negativa que te hace sentir que no estás preparado o que estás perdiendo tu tiempo.

Si es muy difícil hacerlo por tu cuenta, métete a una clase grupal o búscate un personal trainer o Fitness Coach.

ciclos-01-02

Alimentación

El otro día iba caminando por la calle y vi un carrito callejero, lleno de golosinas, lo miré entusiasmado como cuando era niño, y cuando vi todo lo que había, pues nada me apetecía realmente. Ahí me di cuenta, que algún hábito alimenticio había cambiado en el trascurso del tiempo.

Hay que ser tajante a la hora de diferenciar el «alimentarse» de «comer». Ya que una cosa, el comer, es echarse a la boca, masticar y tragar, cualquier cosa, y eso lo hacemos todos. Mientras que alimentarse, significa, elegir concienzudamente, lo que voy a ingerir, teniendo en consideración, sus prioridades nutricionales, el nivel de actividad física diaria, y otro tipo de actividades.

Es diferente hacer dieta que tener una dieta. Ya que una cosa es hacer una dieta, por un tiempo determinado para lograr una meta y la otra es, tener conciencia de los alimentos que elijo para mi vida. Aprender a elegir, no por el «gusto» o «placer», sino más por el efecto que tendrán en mi cuerpo posteriormente. Si sabes que la leche de vaca te hace mal, y te genera mal estar, no la consumas, por más rico que se vea ese postre de 3 leches o de crema. Si estas haciendo actividad física intensa, no dejes de comer carbohidratos o proteínas, ya que tu cuerpo las esta usando cotidianamente para mantenerse en forma y en buen estado.

La ansiedad es el gran enemigo de todos los que quieran cambiar o tener un nuevo hábito alimenticio, por lo tanto, deberemos luchar para no tener recaídas. El ejercicio físico, nos ayudará a mantener los niveles de endorfina altos, bajando la carga de estrés en el organismo. Otras actividades, como estar cerca de naturaleza, compartir con amigos, leer, ver menos TV, descansar bien, nos apoyarán en este proceso.

¿Qué hacer?

1. Infórmate sobre las propiedades nutricionales de los alimentos.

2. Come bastantes verduras y frutas crudas.

3. Toma 2 o 3 litros de agua diaria y deja las gaseosas.

Es recomendable, ir a un especialista en nutrición para tener un apoyo profesional, a la hora de tomar decisiones sobre que comer y que no. Ser responsable por nuestra alimentación es una prioridad, ya que influirá en todo lo demás que hagamos diariamente.

Sueño

¿Han salido fuera de la ciudad a un lugar donde no hay luz artificial? Si es así, se habrán dado cuenta que apenas se esconde el sol, naturalmente nos da sueño y ganas de dormir. Pero la luz artificial, las pantallas prendidas hasta altas horas de la noche, nos han ido cambiando los ciclos de sueño. Esto genera una gran carga de estrés en el organismo. A esto sumémosle la mala alimentación, el estrés del trabajo y problemas personales y la falta de ejercicio físico. Normalmente vamos a comenzar a padecer de algún tipo de insomnio y  cansancio acumulado, dañando enormemente nuestra salud y bienestar.

En este caso, hay que apagar la luz e irse a dormir bien cansados. Ahí es donde el ejercicio nos ayudará, pues nos hará agotar esa energía. Aunque no es muy recomendable hacerlo próximo a nuestras horas de sueño, ya que no nos dejará dormir, muy temprano.

Los deportistas profesionales, deben por obligación dormir y descansar de verdad, para estar en forma. Y nosotros también. Por lo tanto generar un hábito de sueño sano, no sólo reducirá el estrés en nuestra vida, sino que nos mantendrá motivados, con energía y buena predisposición física.

Aprender a respetar y priorizar nuestro sueño, nos dejará una grata sensación de paz y de realización personal. 

¿Qué hacer?

1. Apaga las pantallas 1 hora antes de irte a dormir, y si es posible, saca la TV de tu habitación.

2. Leer unas 10 páginas de un buen libro antes de dormir, estimulará el sueño y el buen dormir.

3. Se consistente con el número de horas diarias que descanses. Ni más ni menos, No te excedas, pero tampoco generes una falta de sueño.

Hay personas que toman pastillas para dormir, yo las cambiaría por medicamentos naturistas y meditación, relajación con música y repetición de mantras. Esto ayudará a relajarse e inducir el estado de sueño necesario.

Si sientes que quieres trabajar alguno de estos 3 hábitos, no dudes en contactarme y hacer la diferencia para obtener la vida que realmente quieres y mereces.

Publicado por Coach Félix Fuenzalida

Living passionately to give the best of myself to everyone who wants to find their life purpose, create healthy and productive habits, and become aware of their own meaning of life. Life Coach / Fitness Coach / Yoga Teacher / Digital Comunicator